martes, 7 de febrero de 2012

Extractos de Libros: "Lola and the Boy Next Door" de Stephanie Perkins.



1
“Anna es la única persona que le llama por su nombre. El resto de nosotros lo llamamos por su apellido. St. Clair. No estoy segura de por qué. Es sólo una de esas cosas.
Se mudaron aquí hace poco, pero se conocieron el año pasado en París, donde fueron a la escuela secundaria. París. Mataría por ir a una escuela en París, especialmente si hay chicos como Etienne St. Clair allí.
No es que yo engañaría a Max. Sólo estoy diciendo.”

2
“Me levantaba por las mañanas, cubierta de sudor, sin ningún recuerdo de cuando me había al fin dormido, y sin acordarme de mis sueños. Sólo de dos palabras que resonaban en mi cabeza, con su voz.
Te necesito
Necesito.
Que palabra más aterradora, y poderosa. Representaban mis sentimientos hacia él, pero cada noche, mis sueños se centraban en su boca. Necesitaba que me tocara. Estaba obsesionada con la forma en que sus manos no paraban de moverse. La forma en las que las frotaba, cuando estaba nervioso, o la forma en que a veces no podía evitar aplaudir. La forma, en que tenía mensajes secretos escritos en el dorso de su mano izquierda. Y sus dedos. Largos y entusiastas, salvajes.
Pero yo sabía que con esas manos él podía construir cuidadosamente las maquinas más delicadas, y de una forma precisa. Fantaseaba con sus dedos. Y estaba consumida por la forma en que cada vez que hablaba sus ojos brillaban como si fuera el mejor día de su vida. Y la forma en que su cuerpo se inclinaba a mí cuando yo hablaba. Un gesto que demostraba que él estaba interesado. Nadie se había movido hacia mi cuerpo de esa manera, nunca.”

3
“Cricket camina varios pasos detrás de mí. Es una prudente distancia.
Me pregunto si él está mirando mi trasero.
¿POR QUÉ SOLO PIENSO ESO? Ahora mi trasero se siente COLOSAL. Tal vez él está mirando mis piernas. ¿Es eso mejor? ¿O peor? ¿Quiero que él me mire? Me agarro la parte inferior de mi vestido mientras subo al asiento trasero y me arrastro hacia el otro lado. Estoy segura que está mirando mi trasero. Él lo tiene que estar mirando. Es enorme y está justo ahí y es enorme.
No, Estoy actuando como loca.”

4
“Hay algo respecto a los ojos azules.
El tipo de azul que te sorprende cada vez que están viendo en tu dirección.
El tipo de azul que te provoca dolor deseando que te miren de nuevo. No azul verde o azul gris, el azul que es sólo azul.
Cricket tiene esos ojos.
Y su risa. Olvidaba qué fácil es. Los cuatro estamos riéndonos de algo tonto en esa forma boba que pasa cuando estás exhausto. Cricket hace un chiste y se voltea para ver si me estoy riendo, si creo que es divertido, y quiero que sepa que creo que él es divertido, y quiero que sepa que estoy feliz de que sea mi amigo, y quiero que sepa que él tiene el corazón más grande de todas las personas que he conocido alguna vez. Y quiero apretar mi mano contra su pecho para sentirlo latir, para probar que realmente está ahí.”

5
“Anna sonríe.
—Seguimos sin coincidir en el dormitorio. Es lindo conocerte finalmente.
—Igualmente —dice Cricket—. No he escuchado nada más que cosas buenas. De hecho, si no estuvieras de pie junto a tu novio, estaría tentado a invitarte a salir.
Ella se sonroja, y St. Clair salta dentro la caja de la oficina y le da un abrazo.
—¡Es miiiaaaaa! —dice él. La pareja comprando boletos desvió su mirada con recelo hacia él.

6
“—Sólo quiero que sepan que no hicimos nada excepto hablar y dormir... dormir —añade rápidamente—. Con los ojos cerrados y las manos en su sitio y soñando. Inocentes sueños. Nunca haría algo a escondidas de ustedes. Quiero decir, nada deshonroso. Quiero decir...
—Cricket —imploro.”

7
“Él camina hacia la puerta. —Nunca. Más. ¿Entiendes?
—¿Qué... qué pasará cuando me case?
—Compraremos un catre. Tu esposo puede dormir ahí cuando venga de visita.”

8
“—Sólo dame tu pie.
Desde abajo: —UN MINUTO.
Cricket se arrodilla y toma mi pie izquierdo en sus manos. El calcetín viene demasiado rápido. Mi bota cruje cuando él la desliza por mi pierna. Sus cuidadosos y rápidos dedos la atan hasta mi rodilla, donde se demora apenas. Cierro los ojos, rezando para que el reloj se detenga. Él tironea y aprieta las hebillas. Y luego repite todo del otro lado.
De alguna manera, esto es la cosa más sexy que jamás me ha sucedido.
—Desearía tener más pies —digo.
—Podemos hacer esto de nuevo. —Él aprieta la última hebilla—. En cualquier momento.”

9
“Él toma mi mano y la aprieta. Con mi otra mano, levanto la parte inferior de mi vestido. Mis botas de combate con plataformas abren el camino. Y mantengo mi cabeza en alto hacia mi gran entrada, de la mano del chico que me dio la luna y las estrellas.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que disfruten de mis entradas, las publico con mucho cariño para todos. Y recuerden, este blog se alimenta de comentarios ;D