miércoles, 1 de junio de 2011

Reseña: Vampire Academy (Vampire Academy #1) de Richelle Mead


Título: Vampire Academy.
Título Original: Vampire Academy.
Saga: Vampire Academy, Libro #1.
Autora: Richelle Mead.
Año de Publicación: 2007.
Género: Joven adulto, Romántico, Paranormal.

 photo Miopinionyresumen_zps0061ff04.png

Hay tres tipos de Vampiros:
Los dhampir Son exclusivamente guardianes y están obligados a proteger continuamente a los Moroi, de las mortales amenazas de los Strigoi (los vampiros más violentos y peligrosos, los únicos que nunca mueren y que prefieren alimentarse de los Moroi y Dhampir antes que los humanos.)
Esto es un problema para Rose —una chica problemática que después de dos años de estar prófuga de la Academia San Vladimir, esta de vuelta junto con su mejor amiga Lissa— cuando descubre que su tutor en la Academia de Vampiros, la Academia de San Vladimir, va a ser Dimitri un guardián digno de todo tipo de admiración, por quien se siente más que atraída.
El problemas es que él es mucho mayor que ella y más importante aún, una relación entre ambos los distraería de cuidar a Lissa, la cual Rose está decidida a proteger después de que su preciada amiga hubiera perdido a toda su familia en un accidente de transito, en el cual amas salieron con vida…
Lo que a consecuencia ocasionó en Lissa la aparición de unos poderes poco comunes entre los Moroi de los cuales alguien entre las sombras está dispuesto a adueñarse.
 photo DESCIFRANDO_zps91f8e65e.png
Antes que nada les quiero decir que hacía bastante tiempo leí reseñas maravillosas sobre lo bueno que eran estos libros, pero hasta ahora vengo a leer el primero, porque ya los seis están publicados y eso, mis queridos amigos, fue una sabia decisión porque les digo que donde los hubiera leído a medida que se iban publicado, seguro hubiera enloquecido.
Sinceramente, me encantó. Un libro de vampiros, sí, pero de vampiros emocionantes con poderes, realeza, guardianes, ¡ah! Y también los términos propios del mundo vampiro, son muy originales.
Con respecto a los personajes, me fascinó la personalidad de Rose, ya que ella no es para nada la típica chica mansa que espera que la defiendan. No, ella es impetuosa, coqueta, rompe-reglas y muy impulsiva, pero a pesar de todo, está dispuesta a dar lo mejor de sí para proteger y convertirse en la guardiana de Lissa, su mejor amiga. También tenemos a Dimitri, como no hablar de este impresionante guardián asignado a cuidar de Lissa, un chico bueno y muy profesional en su labor que sabe controlar muy bien sus emociones, pero todo se le sale de control cuando Rose la experta en causar desastres, altera su mundo despertando en él cosas que no debería ya que ambos sienten una conexión extraña, como si se conocieran de toda la vida y supieran la personalidad de cada cual.

Algo que me gustó mucho, es como la escritora se las ingenió para narrar perfectamente la manera en la cual se siente Lissa cuando usas sus poderes, esas ganas de estallar que la consumen, y el modo en que deja salir sus preocupaciones.

Academia de Vampiros es un primer libro, de lo que promete ser una de las mejores sagas que he leído, se los recomiendo.
Se echó hacia atrás levemente a fin de poder verme, pero ninguno de los dos dijo nada. Sus ojos eran dos lagunas hondas de aguas tan negras que me entraron ganas de zambullirme en ellos de cabeza. La continua contemplación de los mismos encendió en mi interior un fuego que me hizo sentirme como si fuera una caldera donde ardieran las llamas. Estiró esos alargados dedos suyos y fue trazando con ellos el contorno de mi mejilla, subiendo más y más. El primer roce de su piel sobre la mía me hizo estremecer. Enrolló un mechón de mis cabellos en torno a su dedo, tal y como hizo en el gimnasio.
Tragué saliva y dejé de mirarle los labios. Había estado fantaseando con cómo sería besarle, una posibilidad que me excitaba y me atemorizaba a partes iguales, lo cual era una estupidez, pues había besado a un montón de chicos y jamás le había dado más importancia. No había motivo alguno para concederle tanta importancia a otro más, aun cuando fuera de más edad. Aun así, la posibilidad de salvar la distancia existente y poner mis labios sobre los suyos hacía que el mundo diera vueltas a mí alrededor.
 photo fragmentos_zps46d4e9c0.png

1
Fue uno de los buenos uno de los mejores de Kirova, lo que ya decía algo. Era una maestra en eso. Juró que tenía que ser la única razón para que ella fuese la directora de la universidad porque aún no había visto otras pruebas de que a ella realmente le gustasen los niños. El discurso abarcó los temas habituales: la responsabilidad de comportamiento temerario, egocentrismo... bla, bla, bla.

2
Ah, Jesse. Me había olvidado de él. Me gustaba coquetear con Mason y algunos otros principiantes, pero Jesse estaba en una categoría completamente diferente. Coqueteabas con otros chicos simplemente por el placer de coquetear. Coqueteabas con Jesse con la esperanza de acabar semidesnuda con él. Era de la realeza Moroi, y estaba tan bueno, debería llevar una placa que pusiese precaución: inflamable.

3
Me había percatado de que me miraba con esa expresión calculadora desde la noche en que nos pilló en el cuartucho. No me estudiaba durante los entrenamientos propiamente dichos, donde guardaba un comportamiento muy profesional, pero antes y después de los mismos se relajaba un poquito y me miraba de un modo casi admirativo, y algunas veces, si estaba de suerte, de mucha suerte, hasta me sonreía, pero una sonrisa de verdad, no una de esas secas muecas cargadas de sarcasmo que me dedicaba tan a menudo. Me moriría antes que reconocérselo a nadie, ni a Lissa, ni siquiera a mí misma, pero había días en que vivía únicamente para esas sonrisas.
Le iluminaban el semblante. El término «espléndido» se quedaba muy corto para describirle.

4
— Naciste para llevar este vestido. No me importa lo práctica que te hayas vuelto.
El rutilante vestido de seda negra sin tirantes me llegaba hasta las rodillas. Tenía un corte airoso a la altura del dobladillo, pero el resto se las apañaba para ceñirse al cuerpo y resaltarlo todo de mala manera. Era increíblemente sexy. Tal vez incluso un tanto desafiante para el código académico del atuendo.
— Éste es el vestido que me va — admití.
Me quedé mirándolo fijamente. Lo deseaba con tanta fuerza que empezó a dolerme el pecho. Era la clase de vestido que desafía al mundo y con el que se inician las religiones.

5
— Estás besada por las sombras. Has atravesado el río de la muerte, has pisado la otra orilla y has regresado. ¿Acaso piensas que eso no deja una huella en el alma? Tienes una percepción de la vida y del mundo mayor que la mía, incluso aunque no te des cuenta. Deberías haber muerto y Vasilisa derrotó a la muerte para traerte de vuelta y te ligó a ella para siempre. De hecho, estás ligada por esa atadura y una parte de ti lo va a estar siempre, para que siempre luches por aferrarte a la vida y a cuanto ella ofrece. Por ese motivo eres tan temeraria en todo cuanto haces y no controlas tus sentimientos ni tu pasión ni tu ira. Eso te hace notable y también peligrosa. Me quedé sin habla, no sabía qué contestar, lo cual pareció resultar de su agrado.
— Eso fue también lo que permitió la creación de vuestro vínculo. Las emociones de Vasilisa tienden a escaparse de su interior y proyectarse sobre los demás. La mayoría de la gente no puede captarlas a menos que la princesa se concentre en ella para ejercer la Coacción. Sin embargo, tú tienes una mente extraordinariamente sensible para las fuerzas extra—sensoriales, en especial la suya — suspiró, casi con jovialidad.
Entretanto, recordé mis lecturas. Vladimir había salvado a Anna de la muerte. Eso debió crear el vínculo entre ellos.

Para leer extractos adicionales dale aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que disfruten de mis entradas, las publico con mucho cariño para todos. Y recuerden, este blog se alimenta de comentarios ;D