martes, 23 de noviembre de 2010

Reseña: Alicia En el País de Las Maravillas de Lewis Carrol



Título: Alicia en el País de las Maravillas.
Título Original: Alice in Wonderland.
Serie: Alicia, Libro #1.
Autor: Lewis Carrol.
Año de Publicación: 1864.
Género: Infantil.
Continua con: A Través del Espejo y lo que Alicia Encontró al otro Lado.

 photo sinopsis_zps6c2dee24.png
Escrito en 1865, Alicia en el País de las Maravillas es un clásico no sólo de la literatura juvenil, sino de la literatura en general. Popularizado por las decenas de versiones que de él se han llevado a cabo, el relato que el reverendo Charles Dodgson, verdadero nombre de Lewis Carrol, escribiera para la niña Alicia Liddell, de diez años, es un delicioso entramado de situaciones verosímiles y absurdas, metamorfosis insólitas de seres y ambientes, juegos con el lenguaje y con la lógica y asociaciones oníricas que hacen de él un libro inolvidable.

 photo DESCIFRANDO_zps91f8e65e.png

He de admitir que nunca me he visto la película de Alicia en el País de las Maravillas en la versión animada de Disney, no sé, la historia, cuando medio la veía, me parecía rara y no me llamaba la atención. La película que si me vi, fue la adaptación cinematográfica realizada por Tim Burton la cual si me encantó. Así que después de tener este libro en mi lista de pendientes por mucho tiempo, decidí leerlo después de escuchar el curioso audio-libro de la historia.

Alicia una niña dulce y perspicaz. Un día se ve arrastrada a un mundo totalmente diferente al cual no esta acostumbrada y solo por seguir un curioso conejo blanco, que repite sin cesar “¡Dios mío, Dios mío, voy a llegar tarde!”. En aquel lugar tan extraño se encuentra con una gran cantidad de humanos y animales locos que hacen las cosas mas extrañas y dicen tantas cosas sin sentido que la pobre Alicia no entiende, y cuando ella pregunta por su significado, las criaturas del País de las Maravillas la tildan de tonta.
Alicia en este fantástico lugar, se verá obligada a reducir y aumentar de altura en contra de su voluntad y deberá hacer todo lo posible en controlar sus palabras para que no le corten la cabeza.
Personajes curiosos y ocurrentes, con historias tan confusas y carentes de sentido, pero a la vez tan ingeniosas, se encontrarán por montones en esta maravillosa historia para niños pero de la cual los adultos no se podrán resistir.

Me encantó la historia de principio a fin, los personajes son muy ocurrentes y únicos, en especial Alicia, la cual no se puede guardar sus preguntas, ella las formula sin importar lo imprudentes e incomodas que fuesen. Mi personaje favorito fue la Condesa que estaba empeñada en sacarle moraleja a cada palabra jajaja.

—Léelo-ordeno el Rey al conejo Blanco.
El conejo blanco se puso las gafas.
—¿Por dónde debo empezar su majestad?—preguntó.
—Empieza por el principio— dijo el rey con gravedad—y sigue hasta legar al final, allí te paras.

Algo que me divirtió muchísimo fue la bipolaridad de los personajes, ya que se enfadaban a cada rato y a los pocos segundos están como si nada hubiera pasado.
Ya entiendo por que Lewis Carrol se le tiene tanta estima en el mundo de la literatura, su historia además de curiosa y divertida, cuenta con un desarrollo y una narración digna de admirar.

 photo fragmentos_zps46d4e9c0.png

1
“—En este caso—dijo solemne el Dodo, mientras se ponía de pie—Propongo que se habrá un receso en la sesión y pasemos a la adopción inmediata de remedios más radicales...
—Habla en cristiano—protestó el Aguilucho—. No e ni lo que quieren decir ni la mitad de estas palabras, y es más! creo que tu tampoco sabes lo que significan!”

2
—Bueno, huevos si he comido –reconoció Alicia, que siempre decía la verdad–, pero las niñas también comen huevos, igual que las serpientes, sabe.
–No lo creo- –dijo la paloma–, pero, si es verdad que comen huevos, entonces no son más que una variedad de serpientes y eso es todo.

3
—¿Y como sabes que tu estas loco?
—Para empezar—repuso el gato—, los perros no están locos. ¿De acuerdo?
—Supongo que si—concedió Alicia.
—Bien, pues en tal cazo-siguió su razonamiento el gato—ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto estoy loco.

4
—¿Lo mismo? ¡De ninguna manera!–dijo el sombrerero–. En tal caso sería lo mismo decir veo lo que como-que-como lo que veo–
—Y seria lo mismo decir—añadió la liebre de Marzo—me gusta lo que tengo—que –tengo lo que me gusta.
—Y seria lo mismo decir—añadió el Lirón que parecía hablar en medio de sus sueño—respiro cuando duermo—que –duermo cuando respiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que disfruten de mis entradas, las publico con mucho cariño para todos. Y recuerden, este blog se alimenta de comentarios ;D